sábado, 02 marzo 2024
Search
iqos 1

Massalin suspende inversión de u$s 300 millones en la Argentina por freno del Gobierno al tabaco calentado

Un día después de la prohibición del Ministerio de Salud, Massalin Particulares puso en suspensión un plan de inversiones en el país que habría generado u$s 100 millones anuales en exportaciones. El Iqos, que ya se vende en 70 mercados, es la gran apuesta para el futuro de la empresa

Massalin Particulares puso en suspenso una inversión de u$s 300 millones para introducir en el mercado argentino productos alternativos al cigarrillo. La tabacalera tomó la decisión luego que el Ministerio de Salud, prohibió la comercialización de productos con tabaco calentado en el país.

La filial en la Argentina de Philips Morris Internacional (PMI) sostuvo, a través de un comunicado, que frenó un desembolso millonario que incluía una ampliación en su planta en Merlo, provincia de Buenos Aires. Además, aseguró que la inversión “hubiese dado la posibilidad de realizar exportaciones por más de u$s 100 millones anuales”.

A través de una resolución publicada en el Boletín Oficial, el pasado lunes, el Ministerio de Salud prohibió “la importación, distribución, comercialización, la publicidad y cualquier modalidad de promoción y patrocinio en todo el territorio argentino de los sistemas o dispositivos electrónicos destinados a inhalar vapores o aerosoles de tabaco, denominados habitualmente como “Productos de Tabaco Calentado”.

De esta forma, el Gobierno apuntó a PMI, que avanza en el mundo con el Iqos, su marca insignia, que busca suplantar a los tradicionales cigarrillos Marlboro. Este dispositivo, que calienta tabaco en lugar de quemarlo, no llegó a la Argentina pero, hasta ahora, no contaba con ninguna restricción legal para ser comercializarlo. Massalin todavía no lo traía al país por limitantes económicos, como el cepo a la importación.

“Más allá del impacto en el proyecto de inversión, la decisión coarta la posibilidad de brindarles a los 7 millones de fumadores adultos que hay en el país alternativas diferentes al cigarrillo convencional, basadas en la ciencia y autorizadas por diferentes agencias y autoridades sanitarias alrededor del mundo”, resaltó el comunicado que envió este martes la dueña de las marcas Marlboro, Parliament, Chesterfield, L&M y Philip Morris.

“Se trata de una resolución que aísla a la Argentina de los avances que hay en el mundo en este sector”, agregaron desde Massalin, que cuenta con el 60% del mercado de cigarrillos en el país.

Para Massalin, “la decisión del Ministerio de Salud va en detrimento de la inversión, la ciencia y la tecnología. La Argentina tenía la posibilidad de ser considerada para una inversión de más de u$s 300 millones, y crear cientos de puestos de trabajo registrado, en blanco y de calidad. Sin embargo, este tipo de iniciativas aisladas y no fundamentadas en la ciencia y los datos continúan deteriorando tanto la inversión genuina privada y directa como la posición estratégica de Argentina como plaza para hacer negocios”, respondieron desde la principal tabacalera del país.

Polémica por el tabaco calentado

PMI comercializa el Iqos, un dispositivo libre de humo, en más de 70 mercados. Hasta ahora, su llegada a la Argentina no había avanzado por las trabas a las importaciones y los altos costos impositivos. Ahora, directamente existe una prohibición del Ministerio de Salud.

“Los productos de tabaco calentado y sus dispositivos para calentarlos representan una alternativa para las más de 1000 millones de personas adultas que fuman alrededor del mundo”, remarcaron desde Massalin.

En 2011, el Gobierno nacional, a través de la Administración Nacional de Medicamentos y Tecnología Médica (Anmat), ya había prohibido la importación, distribución, comercialización y la publicidad en el país del “Cigarrillo Electrónico”. Pero, la cartera que dirige Carla Vizzotti avanzó ahora sobre el “Tabaco Calentado”

“De acuerdo a investigaciones independientes, los productos de Tabaco Calentados producen aerosoles con nicotina y otras sustancias químicas como el acetaldehído, la acroleína y el formaldehido, las cuales son dañinas y potencialmente dañinas para la salud”, explicó la cartera de Salud, a través de la resolución publicada el pasado lunes.

En los argumentos de la resolución, el Ministerio explicitó: “Siendo la nicotina una droga sumamente tóxica y con fuertes propiedades adictivas, el uso de estos dispositivos, además del potencial riesgo que representa para individuos con patologías cardiovasculares, puede inducir en nuevos usuarios una dependencia a la droga”.

Negocio sin humo

Philip Morris inició el despliegue de su nuevo negocio en 2014, cuando lanzó la prueba piloto de Iqos, su calentador de tabaco, en Japón e Italia. Este vertical representa más de un 90% de su negocio smoke-free que también está compuesto por las unidades de e-vaper (con su marca Veev) y oral smokeless (unas bolsas de nicotina que se colocan en la parte superior del labio y son muy populares en los países nórdicos).

En 2022, los ingresos de estos negocios protagonizaron más de un 30,4% del total.

En América latina, Iqos se vende en Colombia, Guatemala, México, Curazao, República Dominicana y El Salvador.

En promedio, el dispositivo cuesta entre u$s 50 y u$s 100, y los filtros, que se comercializan en cajas de 20 unidades, tienen un precio similar al de un atado de cigarrillos. Ambos productos sólo se distribuyen a través de una cadena de tiendas, Iqos Store, donde el cliente queda registrado, lo que hace que cada uno reciba un servicio de posventa personalizado.

Replicado de El Cronista

Scroll al inicio