jueves, 18 abril 2024
Search
maquina-tabaco

La guerra de los bares contra Hacienda por el tabaco acaba con la eliminación de miles de máquinas expendedoras

En el año 2021 las ventas de las máquinas expendedoras subieron un 19%.

La guerra entre los bares y el Ministerio de Hacienda está servida con motivo de las máquinas expendedoras de tabaco. El problema surge en la normativa que obliga a estos establecimientos, los bares, a abastecerse de uno de los tres estancos más cercanos al local. Es decir, que solamente pueden comprar tabaco por “proximidad” a los estancos que estén más cerca. Como esta norma ha sido vulnerada por varios bares, Hacienda ha procedido a imponerles una sanción. Algo a lo que los bares han respondido retirando 60.000 máquinas de tabaco, más de un 25% del total.

El problema no está tanto en los propios bares, sino en la gestión de los estancos. La gestión de suministro de tabaco está delegada por parte de los bares y el conflicto radica en que muchos estancos no quieren estar pendientes de la gestión de estas máquinas expendedoras, y tampoco de su abastecimiento. Por eso, los bares se ven obligados a buscar proveedores más lejanos, algo que ha provocado las mencionadas sanciones por parte de Hacienda.

Esta gestión delegada de los bares a estancos más lejanos ha terminado en una oleada de multas por parte del Comisionado del Mercado de Tabacos, correspondiente al Ministerio de Hacienda. Ante estas multas, y la negativa de los estancos cercanos de gestionar y suministrar a los bares, la alternativa más rápida ha sido la de eliminar las máquinas expendedoras de los locales. Así, de las 170.000 que había, ya solo quedan 110.000, según informa El Economista.

La decisión de retirar estas máquinas, además, no radica en su falta de uso, al contrario. En el año 2021, las ventas de las máquinas expendedoras subieron un 19% y llegaron a los 750 millones de euros, aunque siguen siendo cifras todavía alejadas de las previas a la pandemia.

Por el momento, Hacienda entiende que la ley está siendo incumplida y se está incurriendo en un trato discriminatorio a los propios estancos. Pero, los bares sostienen que, si los estancos cercanos no les quieren abastecer, la única solución es buscar proveedores dispuestos a encargarse de la gestión de las mencionadas máquinas.

 

Scroll al inicio