sábado, 02 marzo 2024
Search
TABACO

Productores, en contra de las retenciones al tabaco

Le quitan rentabilidad a un sector clave en la provincia.

En medio de la incertidumbre que existe por la situación económica y las nuevas medidas del Gobierno nacional, el sector tabacalero está en alerta. Según trascendió, se está considerando aumentar las retenciones a la exportación de tabaco, una de las economías regionales más significativas de la provincia.

Durante el año pasado el tabaco salteño tuvo un gran salto en las exportaciones y pasó a ser el tercer producto provincial con mayores ventas, en valores, en el mercado internacional luego de que en 2021 había ocupado el cuarto lugar. Este sector no solo contribuye a la generación de reservas, ya que el 85% de lo que se produce se exporta, sino que también es una gran generadora de mano de obra local y realiza inversiones importantes en la adquisición de insumos y maquinaria.

Las retenciones al tabaco en los últimos 10 años

La historia de las retenciones al tabaco durante los últimos 10 años ha sido tumultuosa y estuvo marcada por cambios en las tasas bajo diferentes administraciones. Enrique Cornejo, senador por Güemes y miembro de la Cámara de Productores Tabacaleros, destacó la contradicción de aplicar retenciones a un producto que ya está industrializado al exportarse, y cuestionó la propuesta de aumentarlas al 15%.

Idas y vueltas

“Las retenciones son un derecho que se le aplica a la exportación del tabaco industrializado, que no corresponden, en el pasado estuvieron grabadas al doce. Después, con la llegada de Macri como presidente, las llevó a cero, después las volvió a incorporar. Alberto Fernández mantuvo esa alícuota y después vino Massa, que las volvió a cero. En campaña, los tres candidatos que tenían posibilidad de ganar la presidencia se habían comprometido en mantener esta política de retenciones cero, y ahora nos hemos enterado por la prensa que van a volver y que van a ser grabadas al 15%”, expresó el productor tabacalero.

Cornejo subrayó que las retenciones actuales son incoherentes con la naturaleza de la actividad tabacalera, argumentando que los ingresos que el Estado percibe por este tributo (alrededor de 30 millones de dólares) son mínimos en comparación con los beneficios de estimular la economía local.

Baja incidencia para la Nación

“Las retenciones no corresponden por la naturaleza de nuestra actividad y porque es un cultivo que cuando se exporta ya está industrializado, no se lo exporta en producción primaria. Además, se le va a aplicar cuando la incidencia económica que tiene para la Nación es muy menor a lo que recauda la Argentina por aplicar este tributo y vos con US$ 30 millones podés lograr que el productor primario de tabaco de Argentina tenga un mejor precio por su producto. Ese ingreso el productor lo desconcentra en miles y miles de familias que trabajan, esa plata se invierte en el comercio local”, destacó.

Remarcó que si al productor primario se le paga un buen precio, va a producir, más lo que va a generar que Argentina exporte más y genere divisas. “Toda exportación hoy le brinda al Banco Central dólares que es lo que necesita el Estado nacional. Entonces, a vos como Estado te conviene no aplicar derechos de exportación para potenciar la producción nacional, que se produzca más y que al Gobierno le ingresen más dólares”, remarcó.

Cornejo explicó que la imposición de retenciones afectaría directamente a los productores primarios, ya que la cooperativa Coprotab, encargada de comprar, industrializar y exportar el tabaco, vería aumentada su presión fiscal. Esto, a su vez, disminuiría la rentabilidad de la empresa y afectaría la capacidad de los productores para recibir un precio justo por su producto.

El impacto de las retenciones al tabaco

“Las retenciones afectan a los productores primarios porque nuestra Cooperativa de Productores Tabacaleros, al tener grabados estos derechos, tiene una presión fiscal más alta y el ingreso que puede destinar a pagarnos es variable. Entonces, hoy, el productor de tabaco primario está ante una incertidumbre de precio porque no sabe, a ciencia cierta, cuál es la estructura fiscal que se le aplica a su actividad. Nosotros no somos optimistas a esta altura, ya de los acontecimientos de que no nos vayan a aplicar los derechos de exportación”, destacó Cornejo.

Si la Coprotab reduce su rentabilida, “la variable de ajuste” van a ser los productores que van a ver afectada su capacidad de pagar sus costos. “Cuando tienes un mal precio, se te complica y esa complicación te puede llevar a que el año que viene vos disminuyas la superficie que vas a plantar”, señaló.

 

Scroll al inicio