jueves, 18 julio 2024
Search

“La industria tabacalera en general es un sector que está en crisis en una búsqueda de consenso”

BAT Argentina, una de las compañías tabacaleras con más trayectoria en el mercado local y con mayor presencia a nivel mundial, sumó a Diego Carbone como nuevo country manager desde diciembre de 2019.

Con una trayectoria de casi 30 años en la empresa y amplio conocimiento de la región, Carbone visitó la provincia de Salta en su nuevo rol para tener contacto de cerca con las cámara tabacaleras y productores de Salta y Jujuy. El represente de BAT Argentina dio su visión sobre la situación actual de la industria y cuál es el futuro de la empresa.

En Salta se reunió con productores tabacaleros…

Fueron dos días intensos. En Salta y Jujuy me reuní con las cámaras y con los productores de ambas provincias. Un poco lo que estaba buscando era, después de muchos años de estar fuera del país y habiendo regresado a la Argentina después de 14 años, y en este nuevo rol quería conocer el corazón del sector, porque todo parte del campo. Ahí es donde nace el negocio y hay que conocer la cadena de valor como corresponde, porque lo otro que observé es que hay mucho cariño y compromiso de un montón de familias que dependen de esto.

¿Cómo vio al sector en la región?

Al sector lo vi en una posición donde la gente está entusiasmada pero preocupada a la vez. Creo que han sido unos años donde el sector se vio extremadamente afectado por una situación impositiva que estamos atravesando, donde tenemos compañías que no pagan el 100% de los impuestos que corresponden por ley, en consecuencia eso repercute en los fondos que recibe la provincia a través del Fondo Especial del Tabaco (FET) que le llega al productor tabacalero. En los últimos años, a partir de 2018 en adelante, hay compañías que no están pagando el impuesto interno mínimo al cigarrillo utilizando medidas cautelares y provocando que no todas las empresas del sector puedan competir en igualdad de condiciones. Si hay compañías en el mercado que no pagan todos los impuestos como corresponde, en conclusión se afectan negativamente los recursos del FET, porque se reduce el precio promedio del cigarrillo, sobre el que se recauda este importante sostén del precio final del tabaco que recibe el productor.

¿Cómo ve la industria tabacalera en general?

La industria la veo fragmentada, por lo que hablaba antes, los que pagan el 100% de impuestos y los que no pagan, con diferentes realidades. Claramente por esta situación, porque los que cumplimos con el esquema impositivo vigente estamos perdiendo y es algo que no es sostenido en el tiempo. Entonces a uno le preocupa mucho que una compañía de 125 años como es BAT (ex Nobleza Piccardo), esté en un punto donde tenemos que buscar, hablar, dialogar y buscar un consenso para cambiar las condiciones de juego porque no da para mucho más. La industria es un sector que está en crisis en búsqueda de consenso.

¿Cómo se fue generando esta situación? ¿Cuánto pagan ellos menos de impuestos?

Esto nace a partir de un cambio de impuesto que surge en 2017, cuando se establece un impuesto mínimo, y ese impuesto mínimo, si bien tenía una razón de ser, una vez puesto en práctica las compañías locales más pequeñas utilizaron las medidas cautelares para evitar pagarlo, aduciendo que eran las compañías chiquitas versus las compañías más grandes. Esto genera esta distorsión donde este impuesto mínimo se va ajustando cada tres meses por inflación y ellos no tienen necesidad de hacerlo. En conclusión: se arma una brecha que se va agrandando y en el tiempo, obviamente esto repercute en que al final del día hay menor recolección de impuestos.

¿De cuánto es la brecha?

Hoy la brecha de precio estás hablando entre el 100% y 200%, depende de la marca. Lo que es importante entender es que algunas empresas declaran precios al fisco de menos de la mitad del precio al que esa marca se vende en el punto de venta. Y es sobre este precio subdeclarado que se paga el FET. Entonces hay una distorsión sustancial. Nosotros declaramos el precio que es al que se vende en el punto de venta como corresponde y otras compañías no. Esa distorsión es la que te genera este ruido que arrancó en el 2018 y que pasado el tiempo terminamos de ver el efecto nocivo en la industria, en el sector donde hay un movimiento de consumidores para los productos de bajo precio y obviamente el deterioro en la capacidad de recolección de impuestos del fisco, pero que también termina afectando al primer eslabón de la cadena de valor, que es el productor tabacalero.

Estas empresas ganaron mucho terreno….

Sí, lamentablemente. A tal punto que allá por el 2017 era el 5% del mercado total y hoy es el 47%. En un lapso tan corto de tiempo crecieron de manera exponencial. Y obviamente el efecto que decíamos antes. Y ahí vuelvo a tu pregunta inicial, el viaje era para interiorizarme, para conocer la cadena de valor como corresponde y también para buscar el diálogo, el consenso entre los sectores clave de la industria.

¿En su reunión con los productores escucharon ese reclamo?

Sí. Estaba el reclamo y en anteriores reuniones que el equipo había tenido el comentario era apostar a esperar que las causas judiciales que han generado estas cautelares se resuelvan. Ese era el mensaje que ocurría dos años para atrás. Pero creo que ahora se dieron cuenta que no es el camino, porque no tenemos más tiempo, entonces como sector nos tenemos que reunir todos y trabajar en conjunto para dar una solución de fondo porque el problema es hoy. Es hoy, lo ves en el campo, lo ves en las productoras que te lo reclaman, hay una distorsión general de precios, la compra de los fertilizantes que necesitan en las nuevas campañas que se están dando ahora. Entonces el reclamo está, tenemos que hacer algo y se agotaron los recursos, esa es la sensación.

¿Cómo están trabajando para buscar una solución?

Estos días (que estuvo en Salta y Jujuy) fueron muy buenos porque claramente el equipo venía trabajando tiempo atrás y venía manifestando que había que buscarle una solución distinta porque esto no iba a cambiar. Y la verdad que creo que empezamos a cosechar un poco el mensaje que veníamos dando. Lo importante es dialogar, buscar el consenso entre todos los eslabones de la cadena de valor del tabaco y encontrar ciertos puntos en común para, como sector, trabajarlo con las diferentes cámaras: Diputados y Senadores, y dar visibilidad a la problemática. Eso es clave, no podemos trabajar en aislamiento, tenemos que trabajar todos unidos y juntos.

¿Cómo está hoy la empresa y cuál es la relación con los productores?

BAT (ex Nobleza Piccardo) es la compañía tabacalera con mayor trayectoria en el mercado local. Estamos en el país hace 125 años y actualmente estamos en un proceso de transformación, de recomprensión de la industria, como ocurrió con otras compañías. Estábamos trabajando, obviamente con el corazón de nuestro negocio que siempre va a ser el cigarrillo, pero también explorando nuevas categorías, que es el tabaco recalentado, que es el vapeador e incluso con lo que nosotros denominamos nicotina oral, que es como un saquito de té que se usa sobre todo en los países escandinavos y que se pone bajo el labio. Y en estos rubros lo importante es que estas nuevas categorías son sustancialmente menos dañinas para la salud, cuando uno lo compara lógicamente con el cigarrillo. Y eso es la transformación que está habiendo en la industria. Lo trabajamos muy fuertemente acá en Argentina hace muchos años, que es la lucha contra el trabajo infantil, entre otros temas. Seguimos comprometidos con eso y con todo lo que es el evitar el impacto negativo en las tierras, o sea todo el impacto ecológico.

Scroll al inicio