jueves, 18 abril 2024
Search
Pedro Pascuttini

Incluyen al tabaco en el “dólar agro” pero desconocen alcance

Pascuttini destacó que se los incluyó. Faltó mano de obra y gestionan sumarla para el próximo mes.

Aspiran que en algún momento se dé una “adecuación o eliminación de las retenciones a las exportaciones”.

El presidente de la Cámara del Tabaco de Jujuy, Pedro Pascuttini, anunció que están en la última etapa del acopio, se espera poder superar los 27 millones de kilos y se prevé seguir trabajando para atraer mano de obra para la cosecha en mayo, debido a que es difícil conseguirla hasta ahora. Sobre el “dólar agro” explicó que saben que fueron incluidos, pero aún desconocen los alcances de la medida que los beneficiaría.

En relación al incremento del 120% del precio del tabaco acordado en la reunión del 27 de marzo en Salta, respecto al de la campaña anterior, aseguró que “no es suficiente” para todos los gastos, costos y necesidades de la producción tabacalera. “No lo es porque hay un sinnúmero de cosas para tener en cuenta, más allá del cambio climático, de la sequía y de todo lo que hace a estos altísimos costos de producción que tenemos, enfrentar impedimentos como los fertilizantes por la cuestión bélica conocida mundialmente, el tema del gasoil que nos trajo zozobra, pero por sobre todo la inflación”, precisó Pascuttini, de la Cámara del Tabaco de Jujuy.

Planteó por ello que el 120% de aumento fue lo posible, si bien venían trabajando por un “dólar tabaco”, y aunque se mencionó el “dólar economías regionales”, consideró que en el “dólar agro” anunciado por el Gobierno nacional el sector está contemplado, pero dijo desconocer aún el texto y la modalidad en la que se implementará ese instrumento. “Hasta ahora no tenemos el texto, pero sabemos que estamos incluidos”, expresó Pascuttini al respecto, asumiendo que favorecerá al sector tabacalero de Jujuy.

No obstante, explicó que sería importante lograr en algún momento la “adecuación o eliminación de las retenciones a las exportaciones”, que -aseguró- pesan mucho en los ingresos al productor.

Faltó mano de obra

Acerca de la producción actual, Pascuttini explicó que están en las últimas etapas del acopio, ya que queda muy poco por acopiar, por lo que estimó que a fines de este mes se esperar poder superar los 27 millones de kilos, pese a que la fuerte sequía influyó mucho en el rendimiento, pero no en la calidad.

Por otro lado, el presidente de la Cámara del Tabaco reconoció que se sintió mucho la falta de mano de obra en el sector en esta etapa que está culminando. “Al no encontrarlo pasó a ser un problema, porque la planta agronómicamente no espera. Cuando hay tareas que hay que hacer es hoy, y eso influye muchísimo en los rendimientos y en la calidad final del producto”, aseguró.

Anunció que para la primera semana de mayo se prevé el semillado de almácigos, plantines para que a fines de julio o inicios de agosto sean trasplantados a los potreros. “Es decir que el 1 o 2 ya se inicia la nueva cosecha. Para nosotros como actividad tabacalera, con todos los avatares, la incertidumbre y la necesidad de tener previsibilidad, hoy cuesta mucho”, afirmó.

Por ello dijo que están trabajando en torno a la mano de obra, con el Ministerio de Trabajo de la Nación, de la Provincia y con la Secretaría de Seguridad Social, destacando que el sector da mucho trabajo. Precisó que el pago de salario fijado en paritarias, donde hay determinaciones más lo que se aporta por el convenio de corresponsabilidad gremial, que supone el 100% de todos los trabajadores registrados, con pago directo y en base del Fondo Especial del Tabaco (FET) directamente a la Afip, donde se paga el sistema jubilatorio, la obra social, ART, y aporte a sindicatos.

En otro orden de temas, al referirse a la prohibición emitida por el Ministerio de Salud de la Nación respecto a la distribución, importación, comercialización y publicidad de productos de tabaco “calentado” (similar a vapeadores), Pascuttini explicó por qué la medida afecta. Sostuvo que ya en la Ley están contemplados los aspectos de la salud, comercialización e industria, en la que el Estado cumple con las exigencias de los estándares mundiales de salud. “Cualquier cosa que se le quiera agregar a eso va a estar demás, a alguien le va afectar”, explicó al respecto.

Repicado de El Tribuno

Scroll al inicio