jueves, 18 julio 2024
Search

En plena cosecha, crece el saqueo a las estufas de tabaco en el Valle de Lerma

Los delincuentes apuntan a los quemadores de las Bulk-Curing. El precio de los dispositivos parte de los $400.000 y son relativamente fáciles de desmontar y ocultar.

Si hay un sector con altos niveles de adaptación y renovación, lamentablemente es la delincuencia. En momentos en que el sector tabacalero se encuentra en plena cosecha de la campaña 2022/23, los malvivientes andan en la búsqueda de los quemadores de las estufas Bulk-Curing.

Se trata de un dispositivo relativamente pequeño, pero fundamental para hacer funcionar el sistema y secar las costosas hojas. Su precio en el mercado parte de los 400.000 pesos, aproximadamente. Pero la cosa no queda allí, las pérdidas para los damnificados es mucho mayor.

Maximiliano el “Bocha” Céspedes, productor del Valle de Lerma, fue víctima de esta modalidad y en diálogo con El Tribuno contó: “Al alto precio de los quemadores se suma otra cuestión, la pérdida de calidad del tabaco. Al interrumpirse la estufada genera un perjuicio enorme. Por ejemplo, una hoja de primera pasa a valer como cuarta, es decir un 200 por ciento menos”.

Precisamente, Céspedes sufrió esta madrugada el robo de un quemador.

“Es el tercer año consecutivo que me roban. Anoche lo hicieron en plena tarea del estufero. Aprovecharon que salió un rato para hacerse del quemador. Habíamos tomado el recaudo de soldarlo, para evitar que los robaran, pero hicieron palanca, lo arrancaron y se lo llevaron. Es increíble”, detalló Céspedes.

Vale la pena recordar que este tipo de robo comenzó a principios de diciembre, casi en simultáneo con la actividad tabacalera, que concluirá a principios de abril cuando concluya la campaña 2023.

Sospechas

En cuanto al mercado que pudiera tener este tipo de artefacto, tan específico, es muy limitado y se centraría en el mismo sector tabacalero. Muchos sospechan que podrían tratarse de robos por encargo. Es decir, alguien necesita reponer un quemador y se lo encargaría a un malviviente. Otra hipótesis apunta a que pudieran estar siendo comercializados en otras provincias productoras.

Céspedes no es el único perjudicado. A él se suman otros tabacaleros de Cerrillos, San Agustín y La Merced, entre otras zonas del Valle de Lerma.

“Aquí tiene que haber una investigación a fondo para dar con los responsables. Esto no puede seguir sucediendo”. concluyó el productor salteño.

“Estrenaba mi primera estufa y me robaron el quemador”

Román De Pauli, productor tabacalero de Rosario de Lerma fue también víctima de los “roba quemadores”. El atraco fue en diciembre. “Hicimos un gran esfuerzo el año pasado para llevar el gas a la finca ubicada en El Tránsito, tirando una red de unos 600 metros. Por primera vez iba trabajar con en Bulk-Curing, con dos estufas nuevitas. Ese día fueron a inspeccionar de Gasnor y las aprobaron. Tenía mucho entusiasmo, pero esa misma noche me robaron un quemador”, recordó De Pauli.

El hombre puso el acento en el perjuicio que esta pérdida significa para cualquiera, pero mucho más para quién está comenzando. “Yo ya había escuchado años anteriores de ese tipo de robos, pero ahora lo sufrí encarne propia. Es algo que duele y te da una enorme impotencia”, expresó.

Las denuncias fueron hechas. Se pusieron en marcha las investigaciones pertienentes, pero nunca lograron dar con el quemador en cuestión ni con ningún otro de los sustraídos. Para trabajar esta temporada tuvo que pedir uno prestado.

El tabacalero rosarino, quien es además vocal de la Cámara de Tabaco, sospecha que existe un mercado negro muy aceitado, ya que nunca lograron recuperarse los artefactos. Aclaró que son muy específicos, solo pueden usarse en ese tipo de estufas y cada quemador tiene un número de serie. Pese a lo actado del circuito, aún no hay pistas de los responsables.

Replicado de El Tribuno

Scroll al inicio