jueves, 22 febrero 2024
Search
fet

Anticipan que el desfinanciamiento del FET generará problemas salariales

Al discutir los salarios de los obreros transitorios, los tabacaleros advirtieron sobre las dificultades que generará la injusta realidad que vive el sector productivo ante la situación del Fondo Especial del Tabaco (FET).

La Comisión Asesora Regional 10, encargada de elevar a la Comisión Nacional de Trabajo Agrario (CNTA), el dictamen por los acuerdos alcanzados o propuestas salariales de los obreros tabacaleros de Salta y Jujuy, se reunieron el pasado miércoles 6 para comenzar a discutir los salarios de los trabajadores transitorios durante 2.023.

Los integrantes de la Cámara del Tabaco de Salta, con mandato para participar en el proceso de determinación de las remuneraciones al personal rural destinado al desarrollo productivo del tabaco, dieron a conocer y dejaron constancia de la crítica situación por la que atraviesa el sector ante un Fondo Especial del Tabaco marcadamente desfinanciado.

En el marco de una reunión paritaria, manifestaron que el sector históricamente dio cumplimiento a las obligaciones laborales generadas de la actividad, pero que hoy, un factor externo, que es dicho desfinanciamiento, implica el riesgo de no contar el productor tabacalero con los fondos para el mantenimiento del nivel de ocupación y mano de obra y poder así abonar los salarios necesarios en tiempo y forma.

Las empresas cigarreras generan este Fondo Especial del Tabaco al aportar el 7% del precio de venta al público de los cigarrillos.

Sin embargo, hay empresas Pyme del sector o empresas tabacaleras nacionales denunciadas oportunamente en reiteradas ocasiones, que concentran el 47% del mercado nacional, y que no cumplen con los impuestos de ley y son el causante mayor de la crisis denunciada.

En tanto, las empresas Massalin Particulares S.R.L. y BAT S.A. en julio aportaron $51 promedio por paquete de cigarrillos, mientras que las PyMEs o empresas tabacaleras amparadas con medidas cautelares, sólo aportaron $14. Es usual que además de no tributar lo que corresponde, estas empresas realicen su pago reducido con atrasos, siendo las más importantes Sarandí y Bronway.

Ante esta situación, resulta imposible que la recaudación se acerque al índice inflacionario que condiciona los salarios del personal. De este modo queda en evidencia que existe en el país un régimen tributario aplicado a los cigarrillos único y vigente, que no es cumplido por esas empresas que concentran casi el 50% del mercado. En el último período, esta situación ascendió a niveles impensados generando una situación económico-financiera inaudita. En consecuencia, solicitaron a los trabajadores tabacaleros el acompañamiento a los múltiples reclamos que vienen realizando, infructuosos hasta hoy, con el único objetivo de lograr que todos los fabricantes de cigarrillos paguen los tributos de ley de manera justa. Afirmaron que sin trabajadores no hay tabaco, y sin actividad tabacalera no hay trabajadores del tabaco, a los que consideran sus socios estratégicos.

Scroll al inicio